11 Oct 2010

¿Somos capaces de comportarnos aleatoriamente?

En los juegos de suma cero muchas veces es necesario comportarse aleatoriamente para evitar que el adversario pueda predecir nuestro comportamiento. Ejemplos de ello los encontramos en los saques en tenis, los penaltis en el futbol o los faroles en el póker. La primera pregunta que nos debemos hacer es si estamos programados para comportarnos aleatoriamente. Para ello se han hecho diversos estudios en laboratorio con estudiantes. En ellos se suele encontrar que los estudiantes no son capaces de comportarse aleatoriamente o en términos más técnicos podemos rechazar la hipótesis nula de que se comporten de acuerdo con las predicciones de Minimax.

La evidencia parece indicar que no se trata de una capacidad innata, pero ¿podemos aprenderla? El prof. Palacios-Huerta en 2003 (Review of Economic studies) analizó si los jugadores que suelen tirar penaltis y los porteros juegan Minimax. Construyó una base de datos extensa de penaltis lanzados en diferentes ligas europeas. Su resultado fue que los profesionales juegan Minimax. En un lenguaje más coloquial implica que aunque no estamos programados para comportarnos de forma aleatoria podemos aprender a hacerlo con la práctica. La cuestión entonces es conocer si la capacidad de comportarse aleatoriamente es específica a una actividad o extrapolable a cualquier actividad.

Palacios-Huerta y Volij en 2008 (Econometrica) decidieron averiguarlo llevando los jugadores de futbol al laboratorio. Encontraron que los jugadores de futbol (básicamente tiradores de penaltis expertos y porteros) también jugaban Minimax en el laboratorio. Este artículo parece que nos da todas las respuestas, de hecho dio gran reputación a los autores. Según los resultados de Palacios-Huerta y Volij parece que los humanos no están programados para comportarse aleatoriamente pero que una vez aprenden esta capacidad la pueden extrapolar a todas las facetas de la vida. ¿Algún problema con esta evidencia?

Pues el Prof. Steven Levitt (junto a sus coautores List y Reiley), autor de Freakonomics, acaba de publicar un articulo en el ultimo número de Econometrica con una dura crítica a los resultados de Palacios-Huerta y Volij! El bueno de Levitt llevo al laboratorio estudiantes, jugadores de bridge, jugadores de poker y futbolistas. Replico los experimentos de Palacios-Huerta y Volij y para ninguno de los grupos encontró evidencia que estuviera jugando Minimax! Es decir lo que se aprende en el terreno de juego se queda en él; y por consiguiente de acuerdo a sus resultados parece que la capacidad de comportarse aleatoriamente es específica a la actividad donde se ha aprendido! Además preguntó a los futbolistas si relacionaban el experimento realizado en el laboratorio con alguna otra actividad...no fueron capaces de ver la relación con los penaltis!

Podéis juzgar los experimentos vosotros mismos, yo si me tuviera que decantar por una historia compraría la de Levitt!

Para terminar una anécdota y un avance. En 2007 Palacios-Huerta realizó unos seminarios en la UAB. En ellos nos recomendó efusivamente el libro Freakonomics que había salido a la venta en los meses precedentes. Dado que el último artículo de Levitt es una dura crítica a uno de sus artículos estrella… ¿aun recomendará el libro? Como avance comentar que Palacios-Huerta y Volij siguen haciendo interesantes experimentos, esta vez sobre nuestra racionalidad, que merecen otro post en las próximas semanas!

3 comments:

Edu said...

Supongo que lo aleatorio que sea uno en el juego depende de la estrategia.

Muy interesante!

EV

cienciadifusa said...

Si los humanos tuvieramos la aleatoridad como habilidad nata no existirian tablas de numeros aleatorios, algoritmos para generarlos, etc...aunque podamos pensar que los nuemeros que decimos de una serie o las letras que escogemos o el lado al que nos tiramos para parar el penalti son producto del azar, no lo son, pues vienen dados por las experiencias, vicencias, conocimientos, etc que poseemos anteriormente, y aunque no queramos, inconscientemente siempre tiramos de ese conocimiento o experiencia a la hora de tomar nuestras decisiones (aleatorias)

Saludos

paulacohenv said...

Muy bueno Ferrán, voy a leer los artículos de los autores porque el tema del Minimax me interesa mucho. No había leído este post, gracias por postearlo nuevamente, me lo había perdido
Saludos