20 Sep 2011

Cultura emprendedora en los nuevos grados de ingeniería

Las licenciaturas están en proceso de extinción. Este curso todos los estudiantes de nuevo acceso se matriculan en grados. A pesar de ello, aun tendremos licenciados los próximos años correspondientes a los alumnos que empezaron las tradicionales carreras universitarias el año 2009, o en algunas instituciones incluso el año 2010. Los grados han provocado cambios relevantes en los planes de estudio. Un cambio relevante en las ingenierías y arquitecturas es que la asignatura de organización de empresas se mueve del tercer curso al segundo semestre de primero ¿Qué efectos tiene este cambio?

El plan de empresa en la universidad. Cuando cursé mis licenciaturas en ADE y Economía en la Universidad Autónoma de Barcelona no realicé ningún tipo de plan de empresa. Entiendo que los responsables del plan de estudios consideraban que la salida profesional para (casi) todos los estudiantes de la Facultad de Economía se desarrollaría dentro de una empresa establecida. Ahora como profesor en la Universidad Politécnica de Catalunya (UPC) mi visión es totalmente opuesta. Desde el departamento de Organización de empresas (DOE) entendemos que los ingenieros y arquitectos deben terminar sus licenciaturas o grados habiendo hecho al menos un plan de negocio. Para asegurarnos su realización, el plan de empresa es un ejercicio obligatorio en la única asignatura del DOE común en todos los estudios ofertados por la UPC, la asignatura de organización de empresas.

¿Es lo mismo realizar el plan de empresa en primero que en tercero? Parece de sentido común suponer que un alumno de 20 años realizará un plan de negocios más creíble que un alumno de 18. Además, un alumno de tercero puede introducir diversas ideas técnicas en el proyecto que un alumno de primer año todavía desconoce. Esto hace que el nivel del proyecto, en término medio, sea más competitivo para los alumnos de tercero. Ahora bien, también es cierto que la probabilidad que un alumno de tercer (o incluso cuarto) año acabe ejecutando (o al menos haga algún test real de mercado con inversores reales) el plan de empresas es muy baja, seguramente cercana a cero. Esto implica que al fin y al cabo, sea cual sea el curso en que los estudiantes realizan el ejercicio, el plan de empresas es considerado como una herramienta más a explotar en el transcurso de la carrera profesional.

El plan de empresa como un ejercicio para fomentar la cultura emprendedora en el futuro. En el curso que ahora empieza mi objetivo no es conseguir que los alumnos salgan con ideas rompedoras, ni proyectos que realmente acaben en el mercado (Era distinto cuando tutorizaba los planes de negocio en el EMBA de la Deusto Business School). Me conformo con que sean conscientes que, ya sea por necesidad o por oportunidad, una salida profesional factible para ellos es crear una empresa. Para poder desarrollar su idea de negocio necesitarán de (1) planeamiento y de (2) financiación (básicamente banca, subvenciones y/o business angels). Para superar ambos objetivos el plan de empresa se hace un requisito imprescindible. A mí modo de ver los alumnos familiarizados con el plan de empresa se sentirán más cómodos y serán más proclives a realizarlo, con independencia de si han recibido la formación en primer o tercer curso.

No comments: