5 Dec 2011

Ley Sinde: Algunos argumentos empíricos

Creadores Vs. Consumidores. Existe gran unanimidad de que, en una economía globalizada basada en la diferenciación y las ideas, los creadores (científicos, emprendedores) son los encargados de generar nuevas oportunidades de crecimiento. Esta es básicamente la esperanza de los países occidentales, volver a la senda del crecimiento económico por la vía de la innovación, por la aparición (buscada o no) de descubridores (ej. Einistein, Colon) o emprendedores (Ej. Steve Jobs) que rompan moldes. Las legislaciones permiten proteger la propiedad de estos innovadores en forma de patentes. Hay sectores con gran capacidad de crear y desarrollar capacidades lucrativas (Ej. Cine, Música) que han visto reducidas sus ventas fuertemente a causa de la digitalización de sus mercados. Las tecnologías que permiten compartir ficheros por internet están anulando ciertos derechos que la industria había explotado en el pasado. Esto hace que las ventas en el sector musical estén cayendo a una tasa mayor al 10% anual. ¿Se debe legislar para mantener el status quo anterior a las descargas “ilegales”?

Ley Sinde. En España, como en otros entornos europeos (Ej. Hadopi en Francia), se quiere desarrollar una ley que permita controlar las descargas ilegales sin violar los derechos fundamentales de los consumidores en internet declarados por la ONU. Estas normativas se basan en un modelo de respuesta gradual. A través de acuerdos con las operadoras de telecomunicaciones se controla que IPs descargan ficheros ilegales. Se contacta con los titulares de dichos IPs y se les avisa que están cometiendo un delito y en caso de reiterar el comportamiento pueden ser sancionados con la cancelación de su conexión a internet. Si el usuario del IP es reincidente se cancela su acceso a internet y se le puede penalizar con otro tipo de sanciones. Obviamente en el extremo hay ciertas incompatibilidades con los derechos de los consumidores en internet. Estos sienten sus derechos violados y su malestar se ve reflejado en las redes sociales. ¿Qué opinión debe prevalecer? ¿Pueden los análisis empíricos decirnos alguna cosa?

Argumentos empíricos a favor de la regulación. Los estudios de Stan Liebowitz son muy contundentes con la piratería en internet. Seguramente su artículo más relevante es el que publicó en 2008 en Management Science. En dicho artículo analiza la caída de las ventas en 99 ciudades de Estados Unidos entre 1998 y 2003. Concluye que esas ciudades donde la implementación de Internet era más alta tenían una mayor reducción de ventas en música. Esto simplemente nos indica que la caída de las ventas esta correlacionada con la introducción de la piratería en internet y por lo tanto justificaría la introducción de algún tipo de regulación. En un reciente estudio de Adrian Adermon y Che-Yuan Liang se analiza el impacto de la directiva IPRED de la Unión Europea implementada en Suecia en 2009. Esa nueva legislación, igual que la Ley Sinde en España, permite perseguir y penalizar a esos individuos que comparten ficheros en internet de forma ilegal. Encontraron que en los 6 meses siguientes a la introducción de la ley el tráfico en internet descendió un 18% y las ventas musicales subieron un 27% en formato físico y un 48% en formato digital. Esta evidencia daría cierta legitimidad a la ley Sinde pero ¿es suficiente?

Argumentos empíricos a favor de mantener el uso de internet libre. En Suiza acaban de descartar introducir una ley reguladora del intercambio de ficheros en internet. Sus análisis avalan la hipótesis de que el gasto en entretenimiento se mantiene constante. Los consumidores cambian sus hábitos pero siguen premiando a los creadores artísticos de algún modo, por ejemplo pagan por el concierto pero no por el derecho de escuchar las canciones en internet. También concluyen que la cultura nacional no se ve afectada y que por lo tanto los incentivos a crear se mantienen intactos. Estos resultados son consistentes con los encontrados en el famoso artículo de Felix Oberholzer-Gee y Koleman Strumpf publicado en el Journal of Political Economy en 2007 (descargar fichero de una versión preliminar aquí). En dicho artículo se rechaza la causalidad entre piratería y caída de las ventas en el sector de la música.

Evidencia “Fresh”. A parte de relatar los estudios de otros autores en Freshonomics quiero explicar esfuerzos empíricos propios que ayudan a desengranar un poco más las preguntas teóricas relevantes para la sociedad. Fuera de la crisis económico-financera y los deportes, la Ley Sinde es sin duda uno de los temas con más seguimiento mediático del momento. En un esfuerzo que estoy realizando junto a Glenn Parry (@drgeep) y Oscar Bustinza hemos recopilado información de 32 países. Analizamos la evolución de las ventas del sector musical en dichos países en el periodo 1998-2008. Introducimos en el análisis (junto a varios controles) el índice de protección de la propiedad intelectual. Dicho índice no está relacionado significativamente con las ventas. Dicho de otro modo no encontramos que una mayor regulación (estadísticamente) incremente las ventas en el sector musical. Por lo tanto, nuestro resultado es contrario a medidas regulatorias como Hadopi o Sinde. Este análisis se está preparando en formato artículo académico para ser enviado a la conferencia Academy of Management Annual Meeting 2012 y a la revista Strategic Management Journal.

No comments: